La policía amplía su parque móvil para reforzar su presencia en los barrios

Los nuevos vehículos han pasado el fin de semana frente al cuartel esperando a entrar hoy mismo en servicio

Los nuevos vehículos han pasado el fin de semana frente al cuartel esperando a entrar hoy mismo en servicio

La Policía Local estrenó esta semana nueve coches patrulla y dos motocicletas todocamino, las primeras en la historia del cuerpo, que reforzarán su presencia en los barrios de la ciudad. Además en febrero llegarán tres nuevas furgonetas que están en plena fabricación. Gracias a esas adquisiciones todas las secciones, grupos y zonas de la policía tendrán un vehículo titular y otro de reserva, lo que permitirá optimizar la organización de las unidades y mantener el servicio aun en caso de avería o accidente.

Los coches son un Seat Altea y ocho Ford C-Max con motor diésel. Disponen de paneles luminosos abatibles que se despliegan sobre los puentes de señales del techo, donde están situadas las luces de emergencia. Los paneles son capaces de reproducir 200 mensajes pregrabados y servirán para informar a los conductores de cualquier incidencia, desde cortes de tráfico a desvíos o accidentes. Además los coches podrán emitir mensajes de voz, tanto en directo como grabados, a través de un altavoz externo.

Las motocicletas son modelo Yamaha XT660Z Teneré. Son las primeras off road de la policía y facilitarán las intervenciones en zonas rurales del extrarradio.

El parque móvil del cuerpo continuará ampliándose en el 2015, cuando se dedicarán otros 338.000 euros para renting (alquiler) y mantenimiento de vehículos, además de la compra de otras cuatro patrullas y una furgoneta.

Así, incluyendo doce bicicletas de la unidad ciclista, a finales del próximo año la policía tendrá una flota de 55 vehículos en propiedad y 28 en alquiler. Esas cifras suponen un incremento de más del 30 % con respecto al 2011, cuando el parque móvil del cuerpo sumaba 60 automóviles.

Pero la Policía Local no solo vive de coches. Este año el Ayuntamiento también ha adquirido numeroso material, desde silbatos prendas de la uniformidad para sustituir a la que ya estaban desgastadas hasta nuevas herramientas como defensas extensibles o 370 botes de espray defensivo. También destaca la compra de un equipo de análisis para hacer pruebas de drogas a conductores y de un nuevo radar láser de control de velocidad.