El túnel de La Marina se estrena con fluidez de tráfico y sin incidencias

Con normalidad absoluta. Así se abría ayer el esperado túnel de La Marina tras un año de atascos, retenciones y tráfico difícil en la zona centro de la ciudad. Pasadas las seis de la tarde entraba el primer coche en el vial subterráneo. Se trataba de un vehículo de la Policía Local, que accedía a la nueva infraestructura por el Campo da Leña, y salía de ella frente al hotel NH Atlántico.

Desde la Sala de Pantallas del 092, donde se centraliza toda la gestión de los nuevos viales, destacaron que el tráfico había sido “muy fluído” desde la apertura de los túneles y que no se había producido ninguna incidencia en el día del estreno.

En esta primera jornada, fueron muchos los conductores coruñeses que decidieron tomar la nueva vía para conectar con Monte Alto y la zona portuaria. Muchos por curiosidad, pero la gran mayoría, motivados por las ganas de recuperar este acceso directo (ahora subterráneo) que hasta hace un año permitía enzlar el tráfico desde Alférez Provisional con la zona alta de la ciudad.

Con la apertura de ayer se pone punto y final a doce meses de caos circulatorio, esperas, retenciones, “rencillas” con los camiones de obra y colapso de muchas de las vías alternativas de circulación como San Andrés o el propio Paseo Marítimo.

Día del estreno

Los conductores se animaron a estrenar la nueva infraestructura que se abrió al tráfico rodado en la ciudad

Los conductores se animaron a estrenar la nueva infraestructura que se abrió al tráfico rodado en la ciudad

Pero además de conductores, la inauguración de los túneles de la Marina y María Pita generó una gran expectación entre los viandantes. Entre las 15.00 y las 18.00 horas fueron muchos los vecinos que se acercaron hasta la zona para presencian en directo la puesta en servicio de estos nuevos viales.

Mucha curiosidad fue también la que generaron los dispositivos de radar situados en las entradas y salidas del túnel. Sin embargo, y solo por el momento, no funcionarán, por lo que la limitación de la velocidad estará marcada por la responsabilidad de cada conductor. La velocidad máxima permitida será de 50 kilómetros por hora aunque habrá algunos tramos, ente ellos algunas curvas, donde se limitará a 30 o a 40 kilómetros por hora

El Ayuntamiento prevé que esta nueva infraestructura soterre unos 30.000 vehículos diarios, que hasta ahora circulaban en superficie. Sin embargo, hasta que toda la obra de urbanización de La Marina esté finalizada, seguirá abierto el paso de vehículos por la avenida de Montoto, junto a las galerías.

En las próximas semanas se estrenará la conexión del paso subterráneo con el otro túnel, el de O Parrote, que conectará con el de La Marina bajo Puerta Real y enlazará con la zona de As Ánimas.